EL CALVARIO

Conocida popularmente como la ermita del Calvario, está situada en la parte alta del pueblo, al pie de la montaña de las Cruces y entre las calles del Muro y Jardines.

Delante, y bajando hasta el núcleo urbano, se estienden las zigzagueantes rampas del Vía Crucis con sus casitas blancas con las estaciones donde se representa la posición de Cristo sobre celibatos de cerámica y sus altos cipreses, en un entorno distribuido con buen gusto. Actualmente se estudia declarar el conjunto monumento histórico-artístico, ya que el Calvario es uno de los más notables de la Comunidad Valenciana.

De  hecho, hasta 1936 conservaba diversos ejemplares de cipreses con una antigüedad que se remontaba al siglo XVI.

La ermita está dedicada al patrón de Tavernes, el Cristo de la Sangre, al que siempre se le ha tenido mucha devoción en la villa, sobre todo desde que se le atribuyó a su milagrosa intervención la desaparición de la epidemia de cólera en 1885.

La ermita es un edificio esbelto de proporciones regulares, orientado hacia el sur. Su obra se terminó en 1874.

Según parece, en este mismo lugar, hubo otro templo anterior dedicado al Cristo de la Agonía.

El altar de estilo neoclásico está adornado con numerosos dorados. En el nicho centrae se venera la imagen del Cristo titular, buena talla, posterior a 1939, que tiene en los pies una reproducción del cáliz de la Última Cena.

Las fiestas patronales, dedicadas al Cristo de la Sangre y a la Divina Aurora, se celebran durante la segunda semana de septiembre. Comienzan con la tradicional Baixada del Cristo, que se celebra desde 1885, desde su ermita hasta la Iglesia de San Pedro, y terminan con la pujada hasta la ermita.

¿Cómo llegar?

Más imágenes de el Calvario